¿Porno gratis como material didáctico?

Se debe invertir dinero en la educación sexual desde edades tempranas para evitar que la sociedad esté cada vez más perdida en ese sentido. Los padres y las madres cada vez delegan más la responsabilidad de educar en las escuelas, cuando no debería ser así. A fin de cuentas, el hijo es de quien es y muchos centros educativos no se centran en mucho más que en recaudar los fondos, en ocasiones muy elevados, que suponen las matrículas y cuotas. En ese sentido, tanto familias como centros deben dar un paso al frente y demostrar que se preocupan por los niños y adolescentes.

Desde pequeños, los chavales se ven expuestos a numerosos estímulos sexuales, ya sea en contenidos eróticos como en otros más convencionales, como pueden ser la publicidad o los programas de televisión http://www.mrpornogratis.xxx/youporn/. No cabe duda de que la sexualidad se ha banalizado en los últimos tiempos y la cosificación, de la mujer principalmente, ha ido en aumento, por lo que se hace imprescindible una guía sensata por parte de los personajes de referencia para los pequeños. Por eso, un uso responsable de los materiales pornográficos de sirpornogratis tanto por parte de la familia como de los profesionales se antoja imprescindible si queremos mirar al futuro con mayor perspectiva de la existente en la actualidad.

La pornografía puede educar

Este tema es muy controvertido, ya que la opinión generalizada es que la pornografía ofrece una visión muy distorsionada de la realidad. Evidentemente, las relaciones sexuales que aparecen en los materiales eróticos no son iguales al 100 %. Sin embargo, si se hace un análisis detallado, se pueden encontrar puntos de encuentro con las relaciones más “naturales”. Pero deberían utilizarse recursos útiles como las pizarras interactivas para explicar todos los aspectos y factores que entran en juego de una manera elegante y eficaz, sin caer en el sensacionalismo ni el morbo, porque entonces se caería en el mismo error que se quiere evitar.

Cabe destacar que hay numerosos centros educativos en los que la religión católica sigue jugando un papel fundamental, de manera que se puede esperar cierta reticencia por su parte a la hora de aplicar estas nuevas estrategias. En realidad, el cristianismo no tiene por qué tener una visión tan cerrada de la sexualidad, especialmente si tenemos en cuenta que Jesucristo iba con prostitutas por la calle, pero hoy en día la gente se escandaliza por una teta, así que nos podemos esperar cualquier cosa. De todos modos, es responsabilidad de una sociedad abierta y moderna ofrecer un espacio libre de prejuicios para que las nuevas generaciones puedan crecer con un concepto de la sexualidad más natural(izado) y acorde con los tiempos que corren.

Deja un comentario